“La indiferencia es el apoyo silencioso a favor de la injusticia”.

 Jorge González Moore

Una de las metas de todo gobierno de izquierda es destruir la historia de sus pueblos para que de esta manera ellos puedan introducir una historia diferente en la población a partir de la edad escolar, para ir construyendo lo que ellos llaman el «Hombre Nuevo«, que no sería más que una especie de ser mono-neuronal al servicio de un retorcido proyecto ideológico.

Aquí en Venezuela, con la llegada del socialismo del siglo XXI, el proceso comenzó con la modificación de la materia de historia en nuestras escuelas, colegios y liceos, donde le fueron agregando elementos que desdibujan la esencia de esta para los alumnos.

En segundo lugar, deciden fundar una institución que se llama Centro Nacional de Historia que no es más que un órgano paralelo a la Academia Nacional de la Historia, el cual tiene un alto componente político e ideológico que fácilmente podemos corroborar al revisar su portal web y buscar en la sección que se titula “Programa Nacional de Formación” donde en sus Objetivos específicos incluyen elementos muy preocupantes y que citamos a continuación:

«Objetivos específicos:

  1. Fomentar procesos de formación para la reinterpretación de la historia y la memoria colectiva del pueblo venezolano, en función del reconocimiento a la participación de todos los sectores sociales, en particular aquellos que fueron excluidos del relato histórico nacional.
  2. Estimular la generación de saberes en el seno del pueblo y sus organizaciones, reconociendo el potencial de todos los sujetos sociales para construir los relatos que visibilizan nuestros procesos históricos comunitarios, locales, regionales, nacionales y nuestramericanos.
  3. Incentivar la construcción de nuevos paradigmas teóricos, metodológicos y educativos que rompan la visión hegemónica de la historia elitista e impulsen el pensamiento crítico-reflexivo del pueblo venezolano.
  4. Ejecutar acciones dirigidas a acompañar el proceso de enseñanza y aprendizaje de la historia venezolana y nuestramericana, en los niveles de primaria y media, en articulación con el Centro Nacional de Historia y el Ministerio del Poder Popular para la Educación; generando contenidos con visión crítica en los que se visibilizan grupos, hechos y procesos históricamente excluidos, y propiciando  espacios para la reflexión en torno al problema de la enseñanza de la historia, a fin de contribuir con la democratización y socialización de la memoria. 
  5. Orientar y apoyar a las instituciones del Estado Revolucionario Bolivariano en la elaboración de actividades relacionadas con la investigación, divulgación y formación de la memoria histórica del pueblo venezolano y nuestramericano. 
  6. Estudiar e impulsar el desarrollo de líneas de investigación que promuevan la construcción de una historia incluyente y abarcante, que contribuyan a una visión crítica del pensamiento y a una construcción colectiva del saber historiográfico. 
  7. Ejecutar acciones que estén dirigidas a colaborar con el diseño y la asesoría de los proyectos de formación y enseñanza, así como a la generación de planes y proyectos, con fin de contribuir a la liberación del conocimiento histórico e historiográfico que se imparte en el campo académico a nivel nacional. 
  8. Formar profesionales para el análisis de la identidad venezolana con la determinación de construir mejores condiciones para la sociedad actual y para su orientación hacia el futuro. 
  9. Reforzar las formaciones de investigadores en las disciplinas históricas, archivísticas y patrimoniales dentro del conjunto de las ciencias humanas y sociales. 
  10. Estimular la concientización crítica en los investigadores científicos del pasado para inducirlos a explicar los procesos socio-históricos que convergen en la configuración del presente”.

La tercera herramienta que se está utilizando para llevar este plan a nivel regional fue la creación de una funesta figura llamada “cronista comunal”, que no es más que un “Caballo de Troya” para así penetrar en las comunidades, aprovechando la situación de debilidad de los “cronistas oficiales” y el impulso que se le está dando al llamado “Estado Comunal”.

La teoría socialista establece entre sus fundamentos que los llamado “Cronistas Comunales” estarían destinados a impulsar la reconstrucción de la memoria histórica de las comunidades y sectores como parte del (rescate ancestral y patrimonial del país), lo cual es una gran farsa, porque a través de toda la historia, los cronistas oficiales en Venezuela han cumplido una labor muy importante en la preservación y difusión de la historia de sus ciudades, villas y pueblos y jamás lo hicieron bajo la tutela de ideología alguna, por lo que hablar de “rescate ancestral y patrimonial” no es más que una burda manipulación de nuestro pasado aderezado con una gran carga de exclusión social.

En Carabobo, ya se han comenzado a observar ciertos movimientos sobre esta materia, lo cual es muy lamentable y por ello tenemos que estar muy atentos porque definitivamente hay que contrarrestar esa “piratería histórica” con trabajo y difusión de la verdadera historia.

Para culminar la presente entrega debemos decir que es muy lamentable que personas que viven en el mundo de la historia en Carabobo se estén dedicando a impulsar este proyecto politiquero cuyo único objetivo es borrar nuestra verdadera historia para ser reemplazada por un burdo plan ideológico distorsionador de nuestra sociedad. Y por otro lado, felicitar a la Cronista Oficial del Municipio San Diego, la profesora Rosario Monasterios, por no prestarse a dar apoyo a semejante disparate.

Carlos Cruz

galeno1999@yahoo.com

Deja un comentario