La hora de las tinieblas o democracia nuestra, grito fementido