Casa de La Estrella

Fue construida por los españoles en el año 1664 para el funcionamiento del Hospital San Antonio de Padua, por esa razón su estructura sigue fielmente el modelo previsto para los hospitales de la época colonial, conforme con el Sacro Concilio de Trento. Su nombre de Casa de La Estrella surge en referencia a un local llamado “La Estrella Roja” ubicado en la esquina opuesta de la calle donde se ubica, permitiendo una referencia estable ante lo que fue una locación de propósitos variados dependiendo del momento histórico.

De acuerdo a las descripciones documentales de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, el hospital tenía una capilla a la cual se podía acceder desde la calle, así como también desde el Salón Principal (o Salón de los enfermos) donde los pacientes podían asistir a misa sin tener que dejar sus camas. En la parte ‘oeste’ del hospital se encontraban las habitaciones, y en el ala ‘este’ existía un corredor que se comunicaba con el cementerio ubicado al ‘sur’ de la edificación.

Desde mediados del siglo XIX y mediados del siglo XX el hospital pasó a ser sede el Congreso de la República, centro de estudios de distintos niveles, colegio nacional y finalmente un museo.